jueves, 27 de febrero de 2014

TABLA DE PH DE LOS ALIMENTOS

En la pagina de MUYBIO (http://muybio.com), podeis descargar de forma gratuita una tabla de pH de los alimentos. Puede ser una buena guía si os interesa el tema de la dieta alcalina.


Nota: esta no es la tabla que encontrareis en la web.

También encontrareis la posibilidad de adquirir un conjunto de libros sobre la dieta alcalina (esto ya no es gratuito)
Además podréis encontrar bastante información, algunas de las mas interesantes aportaciones  a mi entender os las pongo en el blog de la forma más ordenada posible para que las consultéis y saquéis el provecho que os interese.

Saludos

Carlos

SEÑALES DE ACIDEZ



NUESTROS AMIGOS DE MUYBIO, NOS DELEITAN CON OTRO DE SUS ARTICULOS SOBRE LA ACIDEZ Y LAS DIETAS ALCALINAS.



En esta ocasión nos indican un listado de las Señales de Acidez


Algunas señales que nos envía el cuerpo para que sepamos cuando nos hemos pasado en la acidez que nuestro sistema puede soportar:


1-ESTADO PSÍQUICO

Tristeza, hiper-emotividad, tendencia a la depresión, nerviosismo, irritabilidad.

2-CABEZA

Dolores de cabeza, conjuntivitis, palidez.

3-BOCA

Saliva ácida, encías inflamadas y sensibles, alta irritación de las amígdalas y faringitis que conduce infecciones repetitivas de las mucosas.

4-DIENTES

Caries y dientes agrietados o frágiles. Sensibilidad de los dientes al contacto con alimentos fríos, calientes o ácidos.

5-ESTÓMAGO

Acidez estomacal, eructos ácidos, espasmos, dolores estomacales, gastritis y hasta úlceras.

6-INTESTINOS

Ardor en el recto, predisposición a las inflamaciones intestinales y descoloramiento de las haces por agotamiento.

7-RIÑONES-VESÍCULA

Orina ácida, irritación y ardor en la vejiga y uretra. Cálculos renales y de la vejiga.

8-VÍAS RESPIRATORIAS

Sensibilidad de las vías respiratorias al frío, frecuentes resfriados, bronquitis, sinusitis, anginas, hipertrofia de las amígdalas, tendencia a las alergias, tos y garganta áspera por irritación de ésta.

9-PIEL

Sudor ácido, piel seca e irritaciones. Grietas entre los dedos y alrededor de las uñas, micosis, granos, eczemas diversos.

10-UÑAS

Las uñas se adelgazan, se parten y se quiebran con facilidad. Estrías y manchas blancas.

11-MÚSCULOS

Calambres y espasmos, tendencia a la tetania, al lumbago y tortícolis.

12-SISTEMA ÓSEO Y ARTICULAR

Desmineralización de los huesos: osteoporosis, osteomalacia y raquitismo. Fracturas y lentitud en su consolidación. Crujido de las articulaciones, bloqueo de las vértebras, reumatismo, artrosis, artritis, ciáticas y hernia discal. Dolores articulares migratorios.

13-SISTEMA CIRCULATORIO

Hipotensión, mala circulación, extrema sensibilidad al frío. Tendencia a la anemia y a las hemorragias. Sabañones.

14-GLÁNDULAS ENDOCRINAS

Agotamiento e hipofuncionamiento de las glándulas en general, excepto la tiroides, que tiene tendencia acelerarse.

15-ÓRGANOS GENITALES

Inflamación de las vías genitales por los ácidos. Se favorecen de infecciones.

16-SISTEMA NERVIOSO

Sensibilidad desmesurada al dolor en general, insomnio.

Nuestros amigos nos proponen un simple experimento que podemos hacer en casa y nos lo dicen así:

Vaya a casa, desenchufe su refrigerador y descubra qué sucede en unos días. Ahora recuerde que antes de desenchufarlo, en el refrigerador no había ningún moho ni hongo, ninguna bacteria y ningún germen. Al quitar enregía a su nevera le quita el frío y con ello cambia el medio-ambiente.

Mire el proceso cuidadosamente y analícelo.

Su alimento comenzará primeramente con la fermentación y después la putrefacción ¿De dónde vinieron los gérmenes? Usted sabe que no lo hicieron furtivamente. La puerta estaba cerrada, pero ellos siempre han estado allí. Por lo que es justo pensar que han provocado una metamorfosis y se han transformado debido a un cambio ambiental. Es decir “un mínimo cambio en el pH” lo ha provocado.

Estos gérmenes son micro parásitos y son exactos y del mismo material a los que hay que su sistema inmune. Si el ambiente de su cuerpo no está en el equilibrio apropiado mutarán, luego provocarán fermentación, luego putrafacción y…

Luego lo mantendrán en un estado de enfermedad que hará ir deteriorándose a su sistema inmune, gradualmente y continuamente hasta que amenace su vida. Si usted no cree esto, tire del enchufe en su refrigerador y vea que sucede en apenas unos días. Pruébelo usted mismo.

Conclusión: limpie su cuerpo y equilibre su pH o bien los parásitos, las malas bacterias, los hongos y los virus volverán para quedarse.

Señales de Acidez

Tomemos otro ejemplo: Un plátano. Piense en un plátano cortado, comprado, lejos de su árbol, le hemos cambiado el ambiente. El plátano pronto desarrollará manchas marrones en su superficie. El ambiente interno está llegando a ser ácido. El plátano va cambiando. ¿Cuánta gente conoce usted que tengan manchas marrones en su cara, en la parte posterior de sus manos o en su cuerpo entero? Estamos hablando de la salud básica en el interior del cuerpo que causa los síntomas externos que llamamos manchas por la edad. Si quiere limpiar estas manchas puede hacerlo, solo debe alcalinizar su terreno interior y limpiar el hígado.

Cuando alguien habla de los hongos, habla sobre el pie del atleta, la vaginitis, el eczema, la psoriasis, infecciones del oído, infecciones de los sinus etc. Esto sucede porque su salud interior no es la que manda la naturaleza, el ambiente está ácido.




Para explicar lo siguiente debemos recordar que el pH es una medida de la concentración de cationes del Hidrógeno.

Se sufre de acidosis debido a una carencia de oxígeno en sus células porque no “respiran” como deben ( no respiran como deben porque el medio del que extraen su O2 se ha enturbiado, intoxicado y ensuciado). Luego hay mayor cantidad de CO2 del deseado. Cuando el CO2 se une con el agua, por medio de la anhidrasa carbónica se convierte en ácido carbónico, un ácido débil que se disocia parcialmente en bicarbonato y cationes de Hidrógeno, éstos iones de hidrógeno son los causantes del incremento de la acidez plasmática. Al ocurrir ésto se libera el hidrógeno, el exceso de hidrógeno disminuye el pH y por lo tanto el bicarbonato, llevando a una acidosis metabólica.


Fuente: muybio.com (http://muybio.com/leccion-6-senales-de-acidez)

Limón con Bicarbonato: Una Fórmula Alcalina




Limón con Bicarbonato: Una Fórmula Alcalina

Ya, en distintas ocasiones han llegado a mis manos, escritos e emails, con las fantásticas propiedades del limón, y entre ellos esta peculiar combinación.


Este vídeo de Roberto Benitez explica, algo folklóricamente, las posibilidades terapéuticas del limón, del bicarbonato de sodio y la fuerza de una fórmula alcalina.


Se pone énfasis en el poderoso efecto anti-cancerígeno de los dos elementos por separado y habla de los protocolos de tratamiento anticáncer usados por el oncólogo italiano Tulio Simonccini. 


Cabe destacar que las propiedades no son exáctamente anticancerígenas sino que debido  a las propiedades altamente alcalinizantes de ambos nutrientes que provocan en nuestro cuerpo, desarrollan un medio alcalino en el que las células tumorales no se pueden desarrollar. Nuevamente aparece el termino de dieta alcalina y es por eso que os muestro este video que me ha llegado a través de los correos que recibo de MUYBIO.




El uso del limón con bicarbonato de sodio es realmente una potente manera de comenzar a inclinar la balanza hacia el lado alcalino.

Pero también cabe destacar que deberíamos saber si nuestro cuerpo presenta un pH ácido o estamos dentro del rango de la normalidad y somos unos organismos perfectos.

Podemos hacerlo midiendo el pH de la saliva y de la orina durante una semana. Debe valorar los datos obtenidos en conjunto a sus síntomas, signos e historial de salud, además de valorar la salud de su digestión.

Para conocer nuestra salud digestiva, podemos realizarnos una serie de preguntas, como:

tengo gases?
paso de diarrea a estreñimiento y viceversa muy a menudo?
son las heces sanas? en forma, tamaño, huelen fuerte, flotan ? Color demasiado claro? hay alimento sin digerir?
Padezco de gastritis?
Padezco hipo muy a menudo?
Sufro de halitosis o gingivitis?
Tengo picor anal frecuentemente?
etc

Estos son algunos de los signos/síntomas que nos indicarían una alteración en nuestra digestión. Si contestamos a una o varias preguntas afirmativamente sabrá que gran parte de su acidez es creada por los residuos tóxicos que nos dejan esas digestiones incompletas, en forma de fermentación y putrefacción.

La combinación de Limón con Bicarbonato de Sodio es una de las técnicas de “urgencia” que podemos utilizar cuando existe un problema de salud de gravedad porque logra una potente y rápida alcalinización del terreno. Pero no es la combinación ideal a largo plazo ni para usarlo en grandes dosis. No por el limón sino por el bicarbonato. El bicarbonato de sodio es una sal de solo un mineral (sodio) y está demostrado que lo que necesitamos fisiológicamente es un correcto equilibrio entre los minerales y principalmente entre los 4 que se encuentran en una mayor porporción: sodio, magnesio, potasio y calcio.

Desde MUYBIO, nos recomiendan que para el largo plazo utilicemos una formulación que contenga 2 o más de estas sales con algún otro suplemento de probada eficacia para estimular su digestión y promover la eliminación tóxicos y ácido como el Regaliz y Jenjibre.

A la combinación de Limón con Bicarbonato de Sodio podemos agregar un tercer elemento que es un potente alcalinizante y, según la medicina china, equilibra la mezcla, es la Pimienta Cayena. 

En términos de la medicina oriental el limón y el Bicarbonato son “contractivos”, “fríos” y mueven energía hacia abajo. Y la Pimienta Cayena es “expansiva”, “caliente” y mueve la energía hacia arriba y al exterior. La recomiendo para las personas que padecen frío habitualmente y en climas fríos o en invierno.


No podemos esperar milagros solamente por el uso continuado de ésta fórmula alcalina ni con cualquier otra si existen problemas crónicos de salud de años o décadas de evolución.
La idea es tener información que puede ser útil para aplicar en el contexto de un tratamiento global e integral.
Creo que el tratamiento de determinadas patologías y en concreto la del cáncer precisa de un enfoque multidisciplinar y esta podría considerarse como una de las piezas de este enorme puzzle, y que poco a poco a medida que avanza mi investigación sobre el tema os puedo ir incorporando.
Debemos aunar esfuerzos con la finalidad de controlar esta plaga de nuestro siglo. Y la dieta alcalina es uno de los pilares, según mis recientes investigaciones, en esta dirección, pero no deja de ser solo uno de los pilares.

OTTO HEINRICH WARBURG


Premio Nobel por descubrir la causa del cáncer: Otto Heinrich Warburg
Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida anti fisiológico

Otto Heinrich Warburg (1883-1970). Premio Nobel 1931 por su tesis la causa primaria y la prevención

En el año 1931 el científico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibió el premio Nobel por descubrir la causa primariadel cáncer en su tesis "La causa primaria y la prevención del cáncer". Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación y un estilo de vida antifisiológicos.

La alimentación antifisiologica, es aquella que se basa en alimentos acidificantes y el sedentarismo, todo esto crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células. 

El Sr. Warburg afirmó:

"La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otro".

"Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno".

"Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa".

"Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)".

"Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos".

En su obra "El metabolismo de los tumores", Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por presentar dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia. Descubrió que las células cancerosas son anaerobias y por ese motivo, no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno este libre de oxígeno.

Entonces, el cáncer no es más que un mecanismo de defensa que tienen algunas células para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno. 

El resultado acidificante o alcalinizante se mide con la escala de PH, sus valores van de 0 a 14, siendo el valor 7 lo que denominaríamos un PH neutro. Para que las células funcionen correctamente, el PH debe ser ligeramente alcalino, entre 7,40 y 7,45. Un PH sanguíneo <7 a="" amos="" coma="" div="" entrar="" la="" muerte.="" pr="" un="" ximo="">

De acuerdo con todo esto, existen 2 grupos de alimentos.

Alimentos que acidifican el organismo:

Azúcar refinada y todos sus derivados (el peor de todos: son hidratos de carbono refinados que estresan al páncreas. Su PH es de 2,1 (altamente acidificante)).
Carnes (todas).
Leche de vaca y todos sus derivados.
Sal refinada.
Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).
Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes).
Margarinas.
Gaseosas.
Cafeína.
Alcohol.
Tabaco.
Medicinas.
Cualquier alimento cocinado (La cocción elimina el oxigeno y lo trasforma en ácido) inclusive las verduras cocinadas.
Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc: todos los alimentos envasados.

La sangre se encuentra en constante regulación para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo debería obtener de los alimentos las bases para neutralizar dicha acidez, pero los alimentos citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los refinados. Puesto que muchos de estos alimentos se consumen a diario.

Alimentos Alcalinizantes (Saludables y favorables a la vida)

Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan oxígeno, cocidas no.
Frutas, igual que las verduras, pero por ejemplo el limón tiene un PH aproximado de 2.2, pero dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quizás el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.
Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes, como por ejemplo las almendras.
Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Todos deben consumirse cocidos.
La miel (es altamente alcalinizante).
La clorofila de las plantas (de cualquier planta) es altamente alcalinizante (sobre todo el aloe vera).
El agua es importantísima para el aporte de oxigeno "La deshidratación crónica es el estresante principal del cuerpo y la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas" afirma el Dr. Feydoon Batmanghelidj
El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

El Doctor George w. Crile, de Cleverand, uno de los cirujanos más importantes del mundo declara abiertamente: “Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo”. Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriéndose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. En general el cáncer no se contagia ni se hereda…lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen."

Mencken escribió: “La lucha de la vida es en contra de la retención de ácido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, eczemas, urticaria, asma, cálculos y arteriosclerosis no son más que la acumulación de ácidos."

El Dr. Theodore A. Baroody dice en su libro “Alkalize or Die” (alcalinizar o morir): "En realidad no importa el sin número de nombres de enfermedades. Lo que sí importa es que todas provienen de la misma causa básica: muchos desechos ácidos en el cuerpo” .

El Dr. Robert O Young dijo: “El exceso de acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas. Cuando se rompe el equilibrio y el organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, entonces se manifiestan diversas dolencias.

La quimioterapia acidifica el organismo a tal extremo, que este debe recurrir a las reservas alcalinas de forma inmediata para neutralizar tanta acidez, sacrificando bases minerales (Calcio, Magnesio, Potasio) depositadas en huesos, dientes, uñas, articulaciones y cabellos. Es por ese motivo que se observa semejante degradación en las personas que reciben este tratamiento, y la caída del cabello. Para el organismo no significa nada quedarse sin cabello, pero un PH acido significaría la muerte. Que sabio es nuestro cuerpo



Ya Hipócrates nos decía: "Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento".

PROGRAMADOS PARA SER GORDOS?


La relación de las toxinas con la obesidad

febrero 2014


Hace unos días fue emitido por la televisión española un documental titulado “Programados para ser gordos” que reafirma, la influencia de las toxinas ácidas en nuestro sistema cuerpo.

La medicina antihomotóxica alemana lo explica con todo detalle desde hace décadas. 

A continuación os mostramos el video:




domingo, 16 de febrero de 2014

PROPIEDADES DE LAS FRUTAS

Acabo de recibir un curioso e interesante email, y he decidido que podría ser de interés para algunos de ustedes.

Es sobre las propiedades de las frutas

EL PLÁTANO...

De acuerdo con una investigación científica japonesa, el plátano completamente maduro con manchas oscuras sobre una piel muy amarilla produce una sustancia llamada “factor de necrosis tumoral” que tiene la capacidad de combatir las células anormales.

Cuanto más maduro es el plátano, mejor es su capacidad anti cancerígena.

El plátano con manchas oscuras es más alcalino y ocho veces más eficaz en la mejora de las propiedades de los glóbulos blancos de la sangre que cuando está en su estado verde.

Comer 1-2 plátanos al día te aumentará la inmunidad.

COMER FRUTA – Algo que da qué pensar.

El Dr. Stephen Mak trata pacientes enfermos de cáncer con métodos muy poco ortodoxos y muchos de ellos se han recuperado. Él cree en curas naturales contra las enfermedades del cuerpo.

Vean el artículo abajo.

Las frutas y los jugos ofrecen una de las estrategias para curar el cáncer. En lo acontecido últimamente, mi éxito en curar el cáncer se acerca al 80%. Los pacientes con cáncer no deberían morir porque la cura para el cáncer ya ha sido hallada. Es si usted lo cree o no. Estoy apesadumbrado por los centenares de los pacientes de cáncer quienes mueren bajo tratamientos convencionales.

Que Dios los bendiga.

Dr Stephen Mak

Todos pensamos que comer frutas tan solo significa comprar las frutas, cortarlas y meterlas a nuestras bocas. No es tan fácil como ustedes piensan. Es importante saber cómo y cuándo comerlas.

¿Cuál es la manera correcta de comer las frutas?

¡SIGNIFICA NO COMER LAS FRUTAS DESPUÉS DE SUS COMIDAS!

*LAS FRUTAS SE DEBEN COMER CON EL ESTÓMAGO VACÍO.

Si ustedes comen la fruta de esta manera, esta misma desempeñará un papel importante para desintoxicar sus sistemas, proveyéndolas con mucha energía, les ayudarán con la pérdida de peso y a muchas otras actividades en sus vidas cotidianas.

LA FRUTA ES EL ALIMENTO MÁS IMPORTANTE.

Digamos que ustedes comen dos rebanadas de pan y una de fruta. La rebanada de fruta está lista para pasar directamente a través del estómago y los intestinos, pero es debido al pan que no puede hacerlo.

Al mismo tiempo la comida entera se descompone, se fermenta y se convierte en ácido. En el minuto que la fruta entra en contacto con el alimento y los jugos digestivos en el estómago, la masa entera de los alimentos se comienza a estropear….

¡Así que por favor coman sus frutas en un estómago vacío ó antes de sus comidas!

Han oído ustedes a mucha gente quejarse de que cada vez que comen sandía eructan; o que cuando comen el durazno el estómago se hincha tremendamente; o que cuando comen un plátano sienten urgencia de correr al baño, etc. Realmente, todo eso no se presentaría si usted come la fruta con el estómago vacío. 

¡La fruta se mezcla con el producto de los alimentos que se están transformando y produce gas y por lo tanto, ustedes se sentirán hinchados!

Cabello cano, perdida del cabello, ataques nerviosos y círculos oscuros debajo de los ojos…todos estos NO sucederán si ustedes comen frutas con estómagos vacios.

Según el Dr. Herbert Shelton quien emprendió una investigación sobre esta materia, uno no debe de pensar que algunas frutas (naranja, limón, etc.) son ácidas, porque todas las frutas llegan a ser alcalinas en nuestros cuerpos. Si ustedes llegan a dominar la manera correcta de comer las frutas entonces ya consiguieron el secreto de la belleza, de la longevidad, de la salud, de la energía, del control de peso, y consecuentemente de la felicidad.

Cuando ustedes necesiten beber el jugo de las frutas, beban solamente el jugo fresco de las frutas, NO jugos enlatados o embotellados. Nunca beban ningún jugo que haya sido calentado.

No coman frutas cocinadas porque ustedes no se beneficiarán de sus nutrientes. Tan solo sentirán su sabor. El cocinar las frutas destruye todas sus vitaminas.

Comer una fruta entera es mejor que el beber su jugo. Si ustedes sintiesen que deberían de beber el jugo, bébanlo poco a poco lentamente, porque ustedes deben dejar que se mezcle con su saliva antes de pasarlo.

Ustedes pueden limpiar rápidamente sus cuerpos con 3 días de ingerir tan solo frutas. ¡Tan solo coman frutas y beban su jugo por 3 días y ustedes se sorprenderán cuando sus amigos les digan cuan radiantes se ven!

KIWI: Minúsculo pero poderoso. Esta es una buena fuente de potasio, de magnesio, de vitamina E y de fibra. Su contenido de vitamina C es dos veces mayor que el de una naranja.

MANZANA: Una manzana al día puede mantener al doctor ausente. Aunque una manzana tiene un contenido bajo de la vitamina C, contiene los antioxidantes que aumentan la actividad de la vitamina C de modo tal que ayuda a bajar los riesgos de cáncer del colon, ataque del corazón y de un paro cardíaco.

FRESA: Fruta protectora. Las fresas tienen la energía antioxidante total más alta entre las frutas importantes y protegen al cuerpo de obstrucciones de los vasos sanguíneos que son la mayor causa por la que se contrae el cáncer.

NARANJA: La medicina más dulce. Consumir de 2 a 4 naranjas por día puede ayudar a mantenernos lejos de los resfríos, baja el nivel de colesterol, previene y disuelve las piedras que puedan haberse formado en los riñones así como la disminución al riesgo de cáncer del colon.

SANDIA: El extintor más fresco de la sed.
Compuesto de un 92% de agua también posee una tremenda dosis de glutatión que ayuda a incrementar nuestro sistema inmune. Es también la fuente principal del licopeno que es el oxidante que lucha contra el cáncer. Otros nutrientes hallados en la sandía son las vitaminas C y el potasio.

GUAYABA Y PAPAYA: Los mejores portadores de vitamina C. Estas son las ganadoras indiscutibles entre todas las frutas por sus altos contenidos de la vitamina C. La guayaba es también muy rica en fibra lo que ayuda a prevenir el estreñimiento. La papaya es muy rica en caroteno lo que es excelente para nuestros ojos.

PREVENCIÓN


El Dr. Marti Bosch, en sus múltiples charlas, para el tratamiento "alternativo" de las enfermedades que nos aceñan, nos recomienda una serie de acciones con la finalidad de preservar nuestra salud.

- comer vegetariano 1 dia a la semana

- limpieza de intestino en cada cambio de estación

- baños de sal 1 vez a la semana (mínimo)

              o baño de pies (10 litos de agua ¼ Kg de sal) – 10 minutos (mañana, mediodía, noche)

              o 3 baños de pies equivale aproximadamente a un baño de cuerpo entero

              o también podemos hacer un baño de pies y manos-brazos, con lo que aumenta la superficie de depuración. 

- 1 dia a la semana: plantas que limpian Pulmón, Hígado y Riñón


Plantas que limpian Hígado, Pulmón y Riñón:

o Hígado: alcochofera, boldo, diente león

o Pulmón: tomillo, llantén, bordolobo

o Riñón: te verde, cola de caballo, arenaria



Utilidad de la limpieza de intestino:

El interior de nuestros intestinos y adheridos a sus paredes existen una inmensa cantidad de sustancias de desecho, que impiden una correcta reabsorción de los fluidos, además para que entendamos el concepto de la limpieza de intestinos. Estos son los que se encargan de reabsorber la mayoría de líquidos que intervienen en la digestión, aproximadamente unos 5 litros. Que de no absorberse producirían terribles diarreas, la deshidratación y la muerte.
Cuando el intestino esta "sucio", la reabsorción de líquidos absorbe esta suciedad, que es transportada através del sistema porta hacia nuestro hígado el cual recibe una gran cantidad de "aguas fecales" que pueden dañar al hígado que es el que recibe la mayor parte del liquido que se reabsorbe en nuestros intestinos procedentes de la digestión.

Utilidad de los baños de sal:

Su función principal es la depuración del cuerpo mediante un concepto de osmosis, por lo que el interior del cuerpo menos concentrado en sales que el agua en que nos bañamos, elimina las sustancias tóxicas de nuestro organismo, actúa mediante un sistema de diálisis percutanea.

DIETA ALCALINA

La dieta alcalina, es un nuevo concepto dietético que se basa en que la base de todas las enfermedades, es debida a una acidificación de nuestro organismo.

Sabemos que nuestro pH interno es ligeramente alcalino (pH=7,35).

La idea pues es realizar una alimentación que tienda nuestro equilibrio del pH hacia un entorno alcalino.

Es conocido que el entorno ácido, favorece una serie de enfermedades, como:

Las enfermedades relacionadas como la obesidad
Fibromialgia
Candidiasis
Síndrome de Fatiga Crónica
infecciones de las mucosas
la acidez estomacal
problemas de dolores crónicos
los trastornos digestivos
dolores crónicos de las articulaciones
sangrado de encías (gingivitis)
y muchos otros problemas derivados de un desequilibrio del pH, incluido el cáncer.

La sociedad actual da una serie de informaciones que pueden estar en desacuerdo con nuestra salud, pero que todos conocemos y hemos oído decir. Y lo peor es que las practicamos activamente, nos dicen que:

beber leche mejora la salud ósea
la carne exenta de grasas es la mejor fuente de proteínas
que tomar medicamentos es la mejor forma de curar enfermedades
que precisamos azucar porque nos da energía
que el pan blanco nos nutre
que las bebidas light no engordan
...

La acidifación produce una serie de fenómenos en nuestro cuerpo, para mantenercomo:

- extrae calcio de los huesos para neutralizar la acidez, produciendo osteoporosis
- augmenta la cantidad de colesterol para proteger nuestras arterias
- augmenta el tejido graso para almacenar los ácidos perjudiciales, provocando sobrepeso y obesidad.
- además de otras muchas alteraciones: problemas de tiroides, fibromialgia, sd de fatiga crónica...

A continuación podemos ver una tabla de alimentos en función de su acidez o alcalinidad.


Como siempre os aconsejo en este tipo de dietas, es mejor asesorarse por profesionales, que os podrán informar y orientar de la forma más adecuada posible.

PROTOCOLOS BANERJI

Los protocolos Banerji, fueron creados por los Dres Banerji.
Ellos han preparado una serie de protocolos por patologías para el tratamiento homeopático de un sinfín de enfermedades.
Entre estas múltiples enfermedades encontramos el tema de este apartado del Blog: El tratamiento del Cancer.
A continuación os dejo un par de enlaces donde podréis acceder a dichos protocolos:



Además en este segundo enlace encontrareis mucha información que os puede ser de utilidad, algunos de los artículos de este apartado, han salido de esta pagina.

DESARROLLO CANCER (VIDEO) Y IMPORTANCIA DE LA VITAMINA C

Este video muestra el desarrollo del cáncer y la importancia de la vitamina C

Dos simples nutrientes naturales (la vitamina C y el aminoácido Lisina, presente en la soja) se han demostrado efectivos en el control del cancer


Cáncer y azúcar. El AZÚCAR: Realmente dulce?

Un nuevo articulo para esta sección


Publicado por Dr. Jorge Barros

Cáncer y Azúcar.

En los próximos pocos años veremos como las sociedades del mundo se verán modificadas por una alimentación industrial que solo alimenta a la "cultura de la muerte". La mejor arma con la que contamos es la educación de la población, las futuras generaciones deben aprender a distinguir una buena alimentación. Alimentarse bien no es necesariamente costoso. No permitamos que desescrupulosos empresarios nos alimenten mal en beneficio de sus bolsillos.

Articulo tomado de la Biblioteca Pleyares.

Estrategia de inanición selectiva para las células cancerosas

Según los investigadores de la Universidad de San Francisco, California, el azúcar representa un riesgo para la salud - contribuyendo a alrededor de 35 millones de muertes a nivel mundial cada año.

Tan alta es su toxicidad que ahora debe ser considerada una sustancia potencialmente tóxica como el alcohol y el tabaco. Su vinculación con la aparición de la diabetes es tal que las regulaciones punitivas, tales como un impuesto sobre todos los alimentos y bebidas que contienen "azúcar añadido'', ahora se justifica, concluyeron los investigadores.

También recomiendan la prohibición de su venta en o cerca de las escuelas, así como el establecimiento de límites de edad en la venta de tales productos.

El azúcar no se limita a:

diabetes
síndromemetabólico
hiper e hipoglucemia
ReflujoGastroesofágico
enfermedad del corazón

El azúcar y el cáncer están encerrados en un abrazo de muerte, sin embargo los oncólogos a menudo fallan en hacer lo que sea necesario para detener a sus pacientes de cáncer de alimentarse con dulces.

Pero la medicina convencional insiste en promover la idea de que la relación entre ciertos tipos de alimentos con un mayor riesgo de cáncer es "débil" o sólo "nominalmente significativo".

Ellos creen que la investigación,

"que vincula los productos alimenticios con el cáncer no revela patrones médicos válidos."

Nos encontramos con estas actitudes superficiales impulsadas en la prensa médica - todas las cuales carecen de cualquier tipo de profundidad médica.

Un número creciente de científicos médicos y muchos médicos alternativos saben que la forma más lógica, eficaz, segura, precisa y de bajo costo para tratar el cáncer es cortar el suministro de alimentos a los tumores y células cancerosas, matándolas de hambre con la falta de glucosa.

La estrategia terapéutica para la inanición selectiva de los tumores mediante la modificación de la dieta es una de las principales formas de terapia que es necesaria para que los pacientes de cáncer ganen su lucha contra el cáncer.

Los investigadores en el Instituto Huntsman de Cáncer de Utah fueron uno de los primeros en descubrir que el azúcar "alimenta" los tumores.

La investigación publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, dijo,

"Se ha sabido desde 1923 que las células tumorales utilizan la glucosa mucho más que las células normales. Nuestra investigación ayuda a mostrar cómo se lleva a cabo este proceso, y cómo podría ser detenido para controlar el crecimiento del tumor ", dice Don Ayer, Ph.D., profesor en el Departamento de Ciencias Oncológicas en la Universidad de Utah.

El Dr. Thomas Graeber, un profesor de farmacología molecular y médica, ha investigado cómo el metabolismo de la glucosa afecta a las señales bioquímicas presentes en las células cancerosas.

En la investigación publicada el 26 de junio 2012 en la revista Sistemas de Biología Molecular, Graeber y sus colegas demuestran que la inanición de glucosa - es decir, privar a las células cancerígenas de glucosa - activa un bucle metabólico de señalización y amplificación que conduce a la muerte de las células cancerosas como resultado de la acumulación tóxica de especies reactivas de oxígeno (ROS). [1]

Los azúcares refinados están estrechamente vinculados con el cáncer, no sólo como causa del mismo, sino también como algo que alimenta a las células cancerosas una vez que una persona tiene la enfermedad - Nada puede ser más importante a considerar en el intento de mejorar los resultados de los tratamientos contra el cáncer.

El tipo de azúcar tan prevalente en la dieta estándar americana actual conduce directamente al cáncer al causar inflamación en todo el cuerpo, pero en algunos lugares más que en otros, dependiendo de la persona y de su constitución.

Escuche este vídeo de más abajo y escuche lo sencillo que es todo esto realmente:

Una vez que las células cancerosas se establecen en el cuerpo, dependen de una disponibilidad estable de glucosa en la sangre para su energía, ellas no son capaces de metabolizar cantidades significativas de ácidos grasos o cuerpos cetónicos. [2]

Por lo que necesitan azúcar.

Suprimir / Retrasar / Ralentizar / Matar el Cáncer

Los carbohidratos de uno de tres macronutrientes - los otros dos siendo las grasas y las proteínas.

Hay carbohidratos simples y carbohidratos complejos. Los carbohidratos simples son azúcares que se encuentran naturalmente en alimentos como la fruta y los zumos de frutas, refrescos, algunas verduras, pan blanco, arroz blanco, pasta, leche y productos lácteos, la mayoría de los bocadillos, dulces, etc.

Pero no olvidemos de los azúcares simples añadidos a los alimentos durante el procesamiento y refinamiento de los que no tenemos conciencia. Son los azúcares simples los que obtienen la mayor parte del crédito de causar la respuesta de la insulina y por lo tanto la inflamación que puede conducir al cáncer.

Así, al reducir la cantidad de carbohidratos simples en la dieta, la aparición de cáncer puede ser suprimida o retrasada, o la proliferación de las células tumorales ya existentes se puede ralentizar, detener y revertir al privar a las células cancerosas del alimento que necesitan para sobrevivir.

Los Dres. RainerKlement y UlrikeKammerer llevaron a cabo una revisión exhaustiva de la literatura implicando carbohidratos de la dieta y sus efectos directos e indirectos sobre las células cancerosas, el cual fue publicado en octubre de 2011 en la revista Nutrición y Metabolismo, concluyendo que los cánceres son tan sensibles a la oferta de azúcar que el corte de ese suministro va a suprimir el cáncer. [3]

"El incrementado flujo de glucosa y el metabolismo promueven varias características distintivas de cáncer tales como la proliferación excesiva, la señalización anti-apoptóticas, la progresión del ciclo celular y la angiogénesis."

Comer azúcar blanco (o cualquier cosa blanca) causa deficiencias minerales de magnesio, porque el magnesio es eliminado en el procesamiento, haciendo de la fabricación de azúcar un objetivo maduro como una causa importante del cáncer, debido a que las deficiencias en magnesio no sólo son pro-inflamatorias, pero también pro-cáncer.

Más Formas De Causar Cáncer Con Azúcar

El Jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) causa cáncer de una manera única, porque gran parte de ella está contaminada con mercurio debido a la forma compleja en que se hace.

El jarabe de maíz de alta fructosa ocasiona deficiencias de selenio, debido a que el mercurio en él se une con el selenio, impulsando los niveles de selenio a bajar. El selenio es esencial para la producción de glutatión y su deficiencia en los suelos se rastrea matemáticamente con las tasas de cáncer.

El selenio y el mercurio son también eternos amantes que tienen una fuerte afinidad para unirse entre sí.

Como ya lo hemos mencionado brevemente, el exceso de azúcar forma picos en los niveles de insulina y eventualmente agota la insulina. Un nivel alto de insulina y el factor-como-de-crecimiento de la insulina (IGF-1) son necesarios para el control de los niveles de azúcar en la sangre que resultan de la ingestión crónica de comidas altas en carbohidratos (como la típica dieta estadounidense, que está llena de granos refinados y azúcares).

Los incrementados niveles de insulina son pro-inflamatorios y pro-cáncer y directamente pueden promover la proliferación de células tumorales a través de la señalización de la vía insulina/IGF-1.

La Dra. Christine Horner tiene mucho que decir a las mujeres acerca de la insulina y el cáncer de mama:

Cuando se trata de cáncer de mama, la insulina no es amiga. Una de las principales razones es debido al hecho de que tanto las células normales de mama como las células cancerosas tienen receptores de insulina en ellas.

Cuando la insulina se une a su receptor, tiene el mismo efecto que cuando el estrógeno se une a su receptor: hace que las células comiencen a dividirse.

Mientras más altos son los niveles de insulina, más rápido se dividen sus células del seno, mientras más rápido éstas se dividan, mayor será su riesgo de cáncer de mama, y más rápido crecerán las células cancerosas existentes.

También hay otro perjuicio que pueden infligir los niveles altos de insulina. Pone más estrógeno disponible para unirse a los receptores de estrógeno en el tejido mamario. 

La insulina regula cuánto estrógeno en su sangre está disponible para unirse a los receptores de estrógeno en su tejido mamario. Cuando el estrógeno circula en la sangre, o bien viaja solo buscando un receptor de estrógeno, o se desplaza con un compañero, un aglutinante de proteína, que le impide unirse a un receptor de estrógeno.

La insulina regula la cantidad de aglutinantes de proteínas en la sangre. Así, mientras mayores son los niveles de insulina, menor será el número de ligantes proteicos que habrá, y por lo tanto más libre será el estrógeno que estará disponible para unirse a los receptores de estrógeno.

En otras palabras, cuando los niveles de insulina están altos, los niveles libres de estrógeno están altos, y ambos aceleran la división celular. Es por eso que los niveles altos de insulina aumentan tanto el riesgo de cáncer de mama.

Comer azúcar aumenta el riesgo de cáncer de mama de otra forma. Proporciona un duro golpe para el sistema inmunológico con la fuerza de un boxeador.

La Dra. Horner habla de un estudio realizado por la Escuela Médica de Harvard (2004) que encontró que las mujeres que, cuando adolescentes, comían alimentos de alto índice glucémico que aumentaba sus niveles de glucosa en la sangre tenían una mayor incidencia de cáncer de mama más tarde en la vida.

"Así que, animando a su hija adolescente a reducir el consumo de azúcar le ayudará a reducir su riesgo de cáncer de mama durante el resto de su vida", dijo.

Azúcar, Inflamación, Angiogénesis y Cáncer

Los azúcares y los entornos ácidos y de inflamación que ésta crea son componentes importantes del entorno local de los tumores.

En la mayoría de los tipos de cáncer, las condiciones inflamatorias están presentes antes que ocurran los cambios de malignidad.

"Inflamación que arde en micro-ambientes tumor tiene muchos efectos promotores de tumores. Ayudas de inflamación en la proliferación y supervivencia de las células malignas, promueve la angiogénesis y la metástasis , subvierte la respuesta inmune adaptativa, y altera las respuestas a las hormonas y agentes quimioterapéuticos."[4]

"La inflamación que arde sin llama en micro-entornos (micro-medios ambientes) tiene muchos efectos que promueven los tumores. La inflamación en la proliferación y la supervivencia de las células malignas, promueve la angiogenesis y las metástasis, derribando las respuestas inmunes adaptativas, y alterando las respuestas a las hormonas y a los agentes quimioterapéuticos."[4]

Todo el tema de la inflamación, angiogénesis, azúcar y cáncer es crucial para entender la relación entre el cáncer y los alimentos que comemos y es tratado por separado en el capítulo siguiente.

Cuando empezamos a concentrarnos en la inflamación y en las condiciones ácidas provocadas por el consumo excesivo de azúcares simples, como la fructosa y el jarabe de maíz de alta fructosa, empezamos a ver más claramente cómo los alimentos y el cáncer están íntimamente conectados.

En julio de 2012 un grupo de presión estadounidense líder de cáncer instó al cirujano general a llevar a cabo un estudio del efecto de barrido que tienen sobre la salud de los consumidores las bebidas endulzadas con azúcar diciendo estas bebidas juegan un papel importante en la crisis de la obesidad de la nación y requieren de un plan estadounidense de acción.

En una carta al secretario estadounidense de Salud, Kathleen Sebelius, la filial de la Sociedad Americana del Cáncer pidió una revisión exhaustiva a lo largo de las líneas del histórico informe del importante médico estadounidense sobre los peligros del consumo de tabaco en 1964.

El alboroto es sobre la conexión creciente entre la alta entrada de azúcar, el agotamiento mineral, la deshidratación, la diabetes, el problema cardíaco y el cáncer. El azúcar causa el cáncer porque la tendencia de consumidores de altos carbohidratos tiende hacia la deshidratación, que es por- inflamatoria y así a favor de cáncer.[5]

Las células del cáncer pancreático utilizan la fructosa de azúcar para ayudar a los tumores a crecer más rápidamente. [6]

Las células tumorales alimentadas tanto de glucosa como de fructosa utilizaron los dos azúcares de dos maneras diferentes, encontró un equipo de la Universidad de California en Los Angeles. Sus hallazgos, publicados en la revista Cancer Research, ayudan a explicar otros estudios que han vinculado la ingesta de fructosa el con cáncer de páncreas, uno de los tipos más mortales de cáncer.

Los investigadores concluyeron que cualquier persona que desee reducir su riesgo de cáncer debería comenzar por reducir la cantidad de azúcar que consume.

Esta es la primera vez que se ha demostrado un vínculo entre la fructosa y la proliferación del cáncer.

"En este estudio mostramos que los cánceres pueden utilizar la fructosa tan fácilmente como la glucosa para alimentar su crecimiento", dijo el doctor Anthony Heaney, autor principal del estudio, del Centro Jonsson de Cáncer de la UCLA,.

"La dieta moderna contiene una gran cantidad de azúcar refinada, incluida la fructosa, y es un peligro oculto implicado en muchas enfermedades modernas, como la obesidad, la diabetes y el hígado graso".

Mientras este estudio se realizó en el cáncer de páncreas, estos hallanzgos pueden no ser exclusivos de ese tipo de cáncer, dijo Heaney.

"Estos resultados muestran que las células cancerosas fácilmente pueden metabolizar la fructosa para aumentar la proliferación".

Se ha sabido desde hace décadas que las células cancerosas crecen en glucosa. Además, los alimentos que causan un fuerte aumento de la glucosa en la sangre (es decir, alimentos con una clasificación de un índice glucémico alto) desencadenan la secreción de insulina y el factor de crecimiento de la insulina (IGF-1), dos hormonas que también promueven el crecimiento del cáncer.

Los investigadores que utilizando ratas han demostrado que una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas, reduce la glucosa, insulina, y la glucólisis en la sangre, ralentiza el crecimiento del tumor, reduce la incidencia de tumores y funciona de forma aditiva con las terapias existentes sin pérdida de peso o insuficiencia renal [7]

Tal dieta, por lo tanto, tiene el potencial de ser tanto una noble profiláctica del cáncer y de su tratamiento.

El documento de 1924 del Dr. Otto Warburg "Sobre el metabolismo de los tumores", indicó,

"Resumido en pocas palabras, la causa principal del cáncer es el reemplazo de la respiración de oxígeno en las células normales del cuerpo por la fermentación de azúcar."

Si alguna vez ha hecho vino, usted sabrá que la fermentación requiere azúcar.

El metabolismo del cáncer es aproximadamente ocho veces mayor que el metabolismo de las células normales. Los médicos han sabido durante mucho tiempo que el cáncer metaboliza de manera muy diferente que las células normales. Las células normales necesitan oxígeno. Las células cancerosas desprecian el oxígeno.

La hipótesis de Warburg fue, por supuesto, que el crecimiento del cáncer se produce cuando las células cancerosas convierten la glucosa en energía sin utilizar oxígeno. Las células sanas hacen la energía mediante la conversión de piruvato y oxígeno.

El piruvato se oxida dentro de la mitocondria de una célula sana, y Warburg teoriza que, dado que las células cancerosas no oxidan piruvato, el cáncer debe ser considerado una disfunción mitocondrial.

La mayoría, si no todas las células tumorales tienen una alta demanda de glucosa en comparación con las células benignas del mismo tejido, y conducen glucólisis, incluso en presencia de oxígeno (el efecto Warburg). Además, muchas células cancerosas expresan receptores de insulina (IRs) y muestran hiperactivación vía IGF1R-IR (receptor IGF-1/receptor de insulina).

Existen pruebas de que la glucosa crónicamente elevada en sangre, niveles IGF-1 de insulina facilitan la génesis tumoral y empeoran los resultados en pacientes con cáncer.

Al tratar pacientes diabéticos, A. Braunstein observó en 1921 que en aquellos que desarrollaron cáncer, la secreción de glucosa en la orina desapareció. Un año más tarde, R. Bierich describe la notable acumulación de lactato en el micro-ambiente de tejidos tumorales y demostró que el lactato es esencial para la invasión de células de melanoma en el tejido circundante.

Un año después de esto, Warburg comenzó sus experimentos que finalmente terminaron para él con un Premio Nobel.

El azúcar convierte al cuerpo en un caldo de cultivo adecuado para,

virus
bacterias
hongos
cáncer,

...devastando el sistema inmunológico.

Saber que el cáncer de uno necesita azúcar,

¿Tiene sentido que darle de comer azúcar?

¿Tiene sentido tener una dieta rica en carbohidratos?

De los cuatro millones de pacientes con cáncer siendo tratados en los Estados Unidos hoy en día, casi no se les ofrece una terapia de nutrición científicamente guiada más allá de que nos dijeron que "comiéramos alimentos buenos."

Los oncólogos no tienen vergüenza de esto, insistiendo en que la dieta tiene poco que ver con el cáncer.

Los pacientes con cáncer no deben estar alimentando sus cánceres como si les estuvieran dando de comer algodón de azúcar a sus nietos. Mientras esta célula cancerosa pueda obtener un suministro regular de azúcar - o glucosa - vive y se nutre más de lo debido.

Ahora imagine a los oncólogos consiguiendo iluminación y empezando a aconsejar a sus pacientes a dejar morir de hambre el cáncer en lugar de bombardearlo en añicos con la quimioterapia y la radioterapia, todo esto mientras alimentan el cáncer con azúcar!

Referencias

[1] A Nicholas Graham, MartikTahmasian, BitikaKohli, EvangeliaKomisopoulou, MaggieZhu, Igor Vivanco, Michael A Teitell, Hong Wu, Antoni Ribas, Roger S Lo, Ingo K Mellinghoff, Paul Mischel S, Thomas G Graeber. Privación de Glucosa activa un circuito de señalización metabólica señalizando un bucle de amplificación conduciendo a la muerte celular Molecular SystemsBiology, 2012; 8 doi:.10.1038/msb.2012.20

[2] Los cuerpos ketónicos, también llamados Cuerpos cetónicos o simplemente cetonas, son uno de los tres compuestos producidos cuando el hígado metaboliza los ácidos grasos. Los tres tipos de cuerpos cetónicos - ácido acetoacético, ácido beta-hidroxibutírico, y acetona - son liberados en el torrente sanguíneo después de producirse el metabolismo . El ácido acetoacético y el ácido beta-hidroxibutírico son utilizados como combustible por el cerebro y los músculos, pero el cuerpo no puede descomponer la acetona, por lo que la excreta en la orina. El exceso de acetona o cuerpos cetónicos en la sangre y en la orina puede ser un signo de una enfermedad metabólica grave, y los médicos a menudo utilizan la medición de cuerpos cetónicos como una herramienta en el diagnóstico de tales enfermedades.

En individuos sanos, el cuerpo utiliza principalmente el metabolismo de carbohidratos para alimentar sus células. Si no están disponibles suficientes carbohidratos, como por ejemplo durante la inanición, el cuerpo comienza a metabolizar las grasas en cuerpos cetónicos para proporcionar el combustible necesario. Los altos niveles de cetonas en la orina, una afección llamada cetonuria, indica que el cuerpo está utilizando sobre todo grasa para obtener energía.

Una condición que produce niveles peligrosamente altos de cuerpos cetónicos es de tipo I diabetes. Los individuos con diabetes mellitus son incapaces de metabolizar la glucosa de manera eficiente, debido a la producción insuficiente de insulina o resistencia a la insulina. Sus cuerpos comenzarána metabolizar las grasas y las proteínas para compensar la falta de glucosa disponible para energía. Sin tratamiento, los niveles extremadamente altos de cetonas en la sangre y en la orina pueden disminuir el pH de la sangre y causar una condición llamada cetoacidosis. Se presenta con mayor frecuencia en personas con diabetes mellitus no controlada y se exacerba cuando los altos niveles de glucosa en la sangre, causados por la falta de insulina disponible, acidifican más la sangre. La cetoacidosis puede conducir a comaketoacidic o la muerte.

[3] ¿Hay un papel para la restricción de carbohidratos en el tratamiento y prevención del cáncer? Rainer Klement J y Kämmerer Ulrike ; NutrMetab (Lond). 2011; 8: 75; 2011 Publicado en Internet el 26 de octubre. doi: 10.1186/1743-7075-8-75
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3267662/?tool=pubmed

[4] El cáncer relacionado con la inflamación, Mantovani A, Allavena P, A Sica, Balkwill F; Nature. Jul de 2008 24; 454 (7203) :436-44; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/18650914

[5] http://www.watercure.com/dehydrationandcancerlecturedvd.aspx

[6] http://www.cancer.ucla.edu/index.aspx?recordid=385&page=644

[7] Una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas retrasa el crecimiento tumoral y mata de hambre al cáncer, Victor W. Ho et al; Cancer Res 01 de julio 2011 71; 4484;http://cancerres.aacrjournals.org/content/71/13/4484.full

Publicado por Dr. Jorge Barros

Dr. Martí Bosch: desintoxicar y alcalinizar, pilares básicos para hacer frente al cáncer.


marti_bosch
El Dr. Alberto Martí Bosch dictó en el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer, una magistral ponencia en la que situó como elementos fundamentales -no únicos- del tratamiento de cualquier enfermedad -cáncer incluido- una alimentación cuya base sean las verduras y las frutas, una dieta hiposódica, una desintoxicación profunda del organismo usando básicamente infusiones de hierbas y baños calientes con sal marina; tratamiento que aún se puede complementar con otras terapias dependiendo de cada situación particular.

Los seres humanos afrontamos desde hace unas décadas las llamadas “enfermedades” como una auténtica guerra que hay que librar contra sus “responsables”, agresores externos (bacterias, virus, hongos, parásitos, priones…) a los que hay que combatir. Y por eso los médicos utilizan hoy un lenguaje eminentemente bélico y hablan de “librar combates”, de hacer la “guerra a la enfermedad”, de “enemigos a combatir”, de “ataques” -sistémicos o localizados-, de “victorias” y “derrotas. Y por razones obvias otro tanto pasa con el lenguaje con el que se describen las técnicas “médicas” –por eso hablan de cortar, quemar, destruir, bloquear, eliminar…- así como de las ”armas” para hacerlo, cuyo conjunto se define de hecho como “arsenal” terapéutico.
Incluso en el ámbito del cáncer porque también los tumores se ven como algo patógeno, como la causa del descontrol de un grupo de células anárquicas que amenazan con extenderse por el resto del organismo hasta ocasionar su destrucción –reminiscencia de quienes aún defienden que hay que mantener el control social a toda costa y no permitir la anarquía-, “amenaza” que justifica pues el uso de todo tipo de acciones bélicas de carácter agresivo aunque por ello haya “víctimas colaterales” (las células “sanas”).

¿Y a dónde nos ha llevado esta visión de la “falta de salud”?

A no saber curar prácticamente ninguna de las llamadas “enfermedades”. Quizás porque en realidad ni existan ni haya “enemigos que combatir”. Por otra parte, aún si fuera así, si éstos existieran, la táctica de agredir nuestro propio organismo con el absurdo argumento de que así lo ayudamos, es sencillamente estúpido.

Entre quienes así lo piensan hoy está el doctor Alberto Martí Bosch, quien tras compartir durante algún tiempo la filosofía dominante entre la clase médica llegó un día a la conclusión de que lo mejor que puede hacerse ante cualquier proceso patológico es ayudar al organismo a que afronte por sí mismo el problema, potenciando su sistema inmune y llevándolo a un estado de equilibrio y armonía idóneos mediante una desintoxicación profunda y una adecuada nutrición. Aunque no renuncie, cuando entiende que hace falta, a combatir los tumores que crecen y ponen en peligro la vida -por impedir en un momento dado el correcto funcionamiento de un órgano- con tácticas más inteligentes y menos agresivas. ¿Cómo? Aplicando a la Medicina la Poliorcética o arte del asedio.

Díganos, doctor, ¿cómo es posible pasar de la práctica de la Oncología pediátrica a la práctica de la Medicina Natural teniendo en cuenta las enormes diferencias que ambas mantienen sobre el abordaje del cáncer?
niño-cáncer
Bueno, yo diría que la Medicina Natural no se lleva mal con la Oncología sino que son determinados sectores los que andan enfrentados. Yo he estudiado y trabajado en la medicina académica. Pero esta medicina que estoy practicando hoy es tan académica como la que me enseñaron en la facultad. Es cierto que es un tipo de medicina que no me enseñaron en la universidad porque se ha preferido ignorarla, pero está ahí y por eso la he podido aprender.

Luego, ¿qué me hizo pasar de una medicina a otra? Cuando estás en una planta de hospital viendo a diario a niños tratados con quimioterapia vomitando y pidiéndote a gritos que no les pongas la quimio, que la rechazan de plano por lo mal que se encuentran después, y te imploran “Por favor, Alberto no me hagas esto” llega un momento en el que te planteas qué estás haciendo realmente con ese niño. Si tu intención es que vaya mejor, si quieres ayudarle a superar una leucemia, un linfoma o un sarcoma pero te das cuenta de que le estás sometiendo a un sufrimiento enorme empiezas a buscar la mejor manera de conseguir que ese niño sufra menos obteniendo el máximo beneficio posible del tratamiento que se le está aplicando.

Y eso fue lo que me llevó a indagar en los campos de la Medicina Natural, saber de qué manera podría ayudar al paciente oncológico a mejorar sin interferir con el tratamiento propuesto en el ámbito de la medicina académica, la que te enseñan en la facultad cuando tienes 20 años.

¿Se compensaba al menos el sufrimiento de los niños con los resultados?

Los resultados que obteníamos eran muy desalentadores. Estoy hablando de hace 30 años, de cuando acabé la carrera. El índice de mortalidad y el índice de sufrimiento del paciente sometido a tratamientos de quimioterapia eran muy elevados. Todos los miembros del equipo llegamos a tener crisis personales. Veías cómo la gente que estaba contigo (compañeros, enfermeras, auxiliares…) terminaban deprimiéndose pronto, tiraban la toalla y se iban.

Otros nos quedamos pensando que cuando no hay nada que hacer es precisamente cuando más hay que hacer porque es obligado empezar a buscar. Si con lo que hago no obtengo buenos resultados, me decía, debo encontrar algo nuevo. Esa inquietud es la que te lleva a avanzar. Y eso es lo que ha hecho que a lo largo de más de dos décadas haya ido desarrollando una propuesta de tratamiento holístico, integral, con el que sabemos que -sobre todo en el último año- está consiguiendo muy buenos resultados.

Lo he dicho siempre y lo repito: yo no curo a nadie. Lo que hago es dar al paciente una guía que le ayude a llegar a buen puerto. Eso sí, es verdad que con el tiempo lo que inicialmente era un mero proyecto de trabajo dedicado a ayudar al paciente a que tolerase mejor la quimioterapia y a conseguir potenciar sus efectos, terminó derivando en una vía para provocar la apoptosis celular y conseguir que la célula cancerosa muera por sí misma. Y cada vez con más frecuencia veo casos en los que los pacientes alcanzan resultados sorprendentes, pacientes cuya enfermedad -como dirían mis colegas convencionales para justificar mis resultados- “remite espontáneamente”.

Así que yo, irónicamente, les digo que sí, que espontáneamente… pero con mucho trabajo. A Dios rogando y con el mazo dando. Porque hablamos de pacientes muy disciplinados, muy motivados y mentalizados en que van a salir adelante por lo que trabajan en su proceso patológico mucho y bien.

El caso que presenté como ejemplo el 1 de noviembre pasado durante el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en Madrid bajo los auspicios de la World Association for Cancer Research (WACR) y Discovery DSALUD, es el caso más reciente, más espectacular, pero he tenido otros. Aunque no podamos aún hablar de curación porque todavía estamos en fases iniciales ya que hasta que el paciente no lleve diez años sin haber recaído no puede considerarse “curado”. Lo que sí tengo claro es que el cáncer debe tratarse de forma holística.

Pues ese caso, especialmente significativo, impactó al público. ¿Puede resumirlo para nuestros lectores?

Bueno, es el caso de una mujer de 31 años que acudió a mi consulta después de haber dado a luz. Le habían detectado un tumor cerebral en la 34ª semana de embarazo y tras practicársele antes una cesárea para que diera a luz se le extirpó luego el tumor que estaba situado en la zona parietal derecha. Sin embargo al hacerle una revisión general posterior se le detectaron metástasis pulmonares, hepáticas, óseas y musculares, teniendo afectada toda la cadena ganglionar, tanto torácica como abdominal. En suma, estaba “invadida”. Así que dado su estado el equipo médico que la atendía -creo que con buen criterio- decidió no aplicar ni quimio ni radio porque el sufrimiento que le hubieran provocado no justificaba el posible beneficio que pudiera obtenerse. Y en esas condiciones llegó a mi consulta.

Le habían dado una esperanza de vida de unos dos meses. Obviamente mi primer pensamiento fue intentar proporcionarle la mejor calidad de vida durante el máximo tiempo posible. Pero no por eso renuncié a intentar algo más. De hecho no sólo le sugerí algunos tratamientos paliativos sino que paralelamente puse en marcha métodos terapéuticos que sabía podrían ayudar a que las lesiones tumorales remitieran. En suma,seguí los protocolos de medicina biológica que he desarrollado poniéndola inmediatamente a dieta a la vez que desintoxicábamos y alcalinizábamos su organismo y me aseguraba de que no carecía de ningún nutriente mediante el adecuado tratamiento ortomolecular.

Asimismo potencié sus defensas con Renoven –antiguo Bio-Bac- y apoyé todo con los protocolos de los doctores Banerji. Y ¡oh sorpresa! a los dos meses y medio de tratamiento los residuos tumorales cerebrales posteriores a la intervención quirúrgica habían desaparecido lo mismo que las lesiones pulmonares y hepáticas, mientras la afectación en los ganglios había remitido y las lesiones musculares y óseas habían experimentado una remisión del 50%. Obviamente su calidad de vida mejoró mucho y por ende su esperanza de vida. Y todo esto y en tan poco tiempo ¡con un simple tratamiento de Medicina Natural!

Es verdad que se trata de un caso sorprendente, de los pocos que uno puede ver, pero también lo es que se trataba de alguien que previamente ¡no había sido sometida a ninguna terapia convencional! No había recibido ni quimio ni radioterapia. Y eso a la hora de salir adelante es fundamental, porque cuando se trata de personas que no vienen con el organismo envenenado o quemado y las defensas bajas es todo más sencillo. El problema es que hoy este tipo de pacientes es poco habitual. Cada vez atendemos a más personas que ya han hecho el recorrido completo -cirugía, radio y quimio- y vienen un poco con la actitud ésa de “perdidos al río”. Es decir, a la mayoría ya les han dicho en el hospital que no hay nada que hacer, que no tiene sentido darles más quimio o radio. Llegan desahuciados. Y claro, vienen encima dudando sobre lo que puede hacer la Medicina Natural cuando nada ha logrado con ellos la medicina convencional en la que creen. En suma, casi todos llegan como perdidos. Lo singular es que a pesar de eso muchas veces logramos que remonten, que superen el cáncer, pero como han pasado por la radioterapia y la quimioterapia algunos se quedan con la duda de si no habrá sido un efecto retardado de éstas, de si su recuperación se debió a nuestro tratamiento, al convencional o a la sinergia de ambos. ¡Siguen dudando a pesar de que sus oncólogos los habían desahuciado! Por eso son tan importantes casos como el de la joven que he resumido antes y narré en el congreso -completamente documentado- ya que confirma que nuestro tratamiento, por sí sólo, funciona.

¿Cuáles son las bases de su protocolo?

A los oncólogos, a la hora de tratar el cáncer, se nos ha enseñado una medicina que se basa en destruir las células tumorales en lugar de intentar restaurar las rutas metabólicas que son las que han sido dañadas y finalmente llevan al desarrollo del tumor. Y lo que se trata es de entender que si modificamos el “terreno” es posible hasta revertir la evolución de las células tumorales o provocar su suicidio o apoptosis. .

Se nos dice que cuando aparece un tumor lo primero que hay que hacer, si se puede, es “cortarle la cabeza”; es decir, usar la cirugía. Y en caso de no poderse se plantea entonces la radioterapia; es decir, achicharrar al tumor, “enviarlo a la hoguera”; bueno, más bien llevar la hoguera hasta él. La otra opción sería la quimioterapia, es decir, “envenenarlo”. Y se añade gratuitamente que si todo eso falla no se puede hacer nada más. En suma, al oncólogo moderno se le sugiere que puede “cortar, quemar o envenenar”, acciones más propias del siglo XII que de un sofisticado siglo XXI. Realmente patético.

Es verdad que a veces hay que afrontar el problema de tener que eliminar un tumor porque su crecimiento puede poner en riesgo el funcionamiento de un órgano vital, pero en tal caso lo inteligente es seguir una cuarta vía de carácter igualmente bélico cuyo origen, puestos a jugar con las comparaciones metafóricas, también podríamos encontrar en el siglo XII y en los anteriores, pero que es mucho menos agresiva. Porque, ¿qué se hacía en la antigüedad ante una ciudad que se quería conquistar y era difícil de batir?Asediarla. Dejarla sin agua ni comida cortando sus rutas de abastecimiento y modificando el entorno para que nadie pudiera entrar o salir. Y luego sentarse a esperar o reforzar el asedio con máquinas y herramientas de asalto. El asedio ha funcionado toda la vida así que se me ocurrió la idea de incorporar ese sistema a la lucha contra el cáncer, para lo cual era imprescindible entender las condiciones de supervivencia de la célula tumoral frente a la célula sana.

Hoy sabemos que la célula sana vive en un medio alcalino rico en oxígeno, usa muy poco sodio para vivir y utiliza proteínas levógiras -con giro a la izquierda- que son estables en él. Por el contrario, el paciente que desarrolla un proceso oncológico entra en acidosis metabólica -es decir, el terreno se acidifica- y hay entonces escasez de oxígeno –a eso le llamamos hipoxia– lo cual obliga a las células sanas a mutar si no quieren morir.

Verá, las células sanas consiguen su energía por oxidación; es decir, gracias al oxígeno generan Adenosin Trifosfato o ATP -por sus siglas en inglés- que es la molécula base de la energía celular. Pero cuando el terreno se acidifica y el oxígeno escasea sólo tiene una alternativa si no quiere morir: encontrar otra manera de obtener energía. Y esa posibilidad existe y la explica el llamado Ciclo de Krebs. Sencillamente en lugar de oxígeno el cuerpo utiliza ácido pirúvico mediante un fenómeno conocido como glicolisis que le permite obtener moléculas de ATP, pero que generando también ácido láctico y alcohol como residuos. Se trata pues de una ruta anaeróbica -sin aire- para sobrevivir. Es decir, la célula sana aeróbica que vive en terreno alcalino se vuelve anaeróbica, pero en un entorno tan ácido que para poder soportarlo tiene que alcalinizar su núcleo, su citoplasma, para lo cual se carga de sodio de un modo desmesurado. Y asimismo utiliza para alimentarse proteínas dextrógiras en lugar de levógiras ya que las mismas viven en medios ácidos.

En suma, todo tumor vive en un medio ácido pobre en oxígeno, cargado de sodio, y alimentándose de proteínas dextrógiras. Luego si queremos neutralizarlo sin atacarlo, ¿qué habrá que hacer? Pues usar la táctica del asedio. Y para ello hay: 
Primero que desacidificar el terreno alcalinizando al paciente. Lo que se logra erradicando los ácidos que se han acumulado en el organismo. En este ámbito es por eso clave la alimentación -hay que eliminar de la dieta todo lo que acidifica y eso incluye el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar, los lácteos, los hidratos de carbono refinados, la carne roja- y tomar periódicamente baños de agua caliente con sal marina. 
En segundo lugar debe seguirse una dieta hiposódica, es decir muy baja en sodio o sal. Nunca he entendido que se le prohíba la sal a un hipertenso o a alguien que tiene mal el riñón o el corazón, y no se le sugiera lo mismo a un enfermo de cáncer. 
Tercero, es preciso aportar al sistema enzimas proteolíticas de acción selectiva,enzimas con capacidad para eliminar las proteínas dextrógiras dejando intactas las levógiras. Y aquí hay que recordar el extraordinario trabajo de D. Fernando Chacón, creador del Bio Bac, producto que logra exactamente eso. 

En suma, si eliminamos las proteínas dextrógiras dejando a las células tumorales sin comida, hacemos una dieta hiposódica -sin sodio las células cancerosas no pueden mantener la estabilidad de la membrana y el citoplasma- y reducimos el nivel de ácidos, el medio se vuelve alcalino y rico en oxígeno. Y el oxígeno es tóxico para la célula tumoral anaeróbica. En definitiva, para que las células cancerosas mueran basta modificar su entorno porque no sobreviven en terrenos alcalinos y oxigenados. Da un resultado excelente. Por eso cada vez son más abundantes los casos de remisiones entre los enfermos de cáncer que siguen este protocolo.

¿La dieta es pues el primer elemento clave en toda estrategia curativa?

Siempre nos habían aconsejado no comer carne los viernes y muchas tradiciones reclaman la práctica del ayuno -al menos un día a la semana- pero nadie nos ha explicado claramente por qué. Sin embargo ya Galeno entendió la necesidad de depurar el cuerpo, bien a través del ayuno, bien siguiendo dietas vegetarianas.

Las curas a base de limón, cebollas o uvas vienen de la época de los romanos. Y como el 90-95% de las frutas y verduras es básicamente agua, quien se alimenta un tiempo sólo con ellas limpia los órganos encargados de filtrar la sangre de los residuos metabólicos y tóxicos, es decir, los pulmones, los riñones y el hígado. Filtros que si se obstruyen llevan al organismo a intoxicarse y acidificarse.

A todo el mundo se le explica que cuando el filtro del coche está sucio hay que cambiarlo, pero a nadie se le dice que cuando los filtros del cuerpo están sucios hay que limpiarlos. Pues bien, ayunar o hacer una dieta vegetariana cada cierto tiempo ayuda a limpiar los filtros y a mantener el organismo en un entorno alcalino.
Obviamente si a la dieta se le agrega la ingesta de determinadas plantas -las hay específicas para cada órgano- mejoramos aún más la limpieza. Porque hay plantas que limpian los pulmones (tomillo, gordolobo, llantén), plantas que limpian el hígado (alcachofera, cardo mariano, diente de león, boldo, desmodium) y plantas que limpian el riñón (té verde, cola de caballo, arenaria). Así que podemos coger tomillo, alcachofera y té verde, por ejemplo, y obtener un remedio para limpiar a la vez los tres órganos. En pocas palabras, podemos eliminar ácidos a través del hígado, de los pulmones y de los riñones así como a través de la piel con baños de agua caliente con sal marina gracias a la ósmosis. Y conseguir la deseada alcalinización.

¿Sugiere usted a todos sus pacientes que eliminen de su dieta la carne?
La OMS explicó ya en 1985 que la dieta ideal debe contener un 85% de proteínas vegetales y sólo un 15% de origen animal. Y nosotros estamos comiendo proteínas animales muy por encima de ese porcentaje. Mucha gente ignora que una dieta excesivamente proteica acidifica. También tengo que decir que es un error comer huevos por la noche, práctica muy habitual. El huevo tiene una gran carga grasa y una alta cantidad de albúmina. Nosotros recomendamos ingerir por ello sólo dos o tres a la semana y lo hacemos coincidir con el día vegetariano. Pueden pues tomarse en el desayuno o en la comida aunque nunca en la cena. En definitiva, la dieta debe ser especialmente suave por las noches: verduras, fruta, arroz o, simplemente, una ensalada.

La clave está en el hígado, porque para que éste pueda llevar adelante la digestión necesita la presencia de una hormona -el cortisol- que sólo se encuentra en sangre cuando hay sol. Y como nuestros hábitos sociales nos hacen cenar cuando éste se ha ocultado -y por tanto, cuando su nivel en sangre es muy pobre- hacer una cena copiosa obliga a una digestión muy pesada. Y si se logra es gracias a que el hígado recibe de la glándula suprarrenal una hormona alternativa, la adrenalina -u hormona del estrés-, que ésa sí está disponible las 24 horas. Por eso después de una cena pesada es tan habitual que uno tarde en dormirse o se vaya a la cama con el corazón acelerado. Además hay que tener en cuenta los ritmos circadianos: de día el hígado se encarga de asimilar las proteínas que ingerimos pero de noche su función es básicamente drenar bilis. Y es el cortisol el que determina la inversión de trabajo para que de ser un órgano asimilador pase a ser un órgano drenador. Así que si estresamos el hígado todos los días haciéndole asimilar cuando debiera estar drenando, éste no va a eliminar luego adecuadamente los residuos metabólicos, con lo que al final se resiente. Se lo digo siempre a los pacientes: el problema con la alimentación no está normalmente tanto en lo que comemos como en los desechos que no eliminamos.Cuando el cuerpo no puede drenar las toxinas las va reteniendo y nos vamos autointoxicando, acidificándonos, abonando con ácidos el terreno para un posible asentamiento tumoral.

El segundo pilar básico de su protocolo para una buena desintoxicación y alcalinización son los baños de agua caliente con sal marina. ¿Puede explicarlo con más detalle?
En un principio me planteé seriamente cómo conseguir un sistema terapéutico eficaz y simple para ayudar al paciente, porque éste ya tiene bastantes problemas con su enfermedad para que nosotros le generemos más. Y a ello me ayudaron los trabajos de la doctora Josefina San Martín Bacaicoa -catedrática de Hidrología Médica en la Universidad Complutense de Madrid- y de Schneider, sobre el mundo del termalismo.

Con ellos comencé a comprender que los baños termales son una excelente solución terapéutica. ¿Por qué son útiles los balnearios? Porque sus aguas son minerales y termales. Es decir, se trata de agua caliente que contiene cloruro sódico y cloruro potásico en una concentración superior a 20 gramos por litro. Y es agua salina en una concentración superior a la del mar y a la de nuestro plasma ya que éste tiene 9,4 gramos de sal por litro y la de los balnearios anda por los 20 gramos por litro. Pues bien, cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente enseguida se le dilatan los poros de la piel. Pero como además está muy salada y nuestros cuerpos son en un 70%-80% agua, resulta que al meternos en ella se produce el fenómeno que conocemos como ósmosis, de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando toda clase de toxinas y sales minerales a través de los poros hacia el exterior. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan.

Esto me hizo entender el concepto de las “sales de baño”. Siempre me pregunté qué sentido tenía echar sal al baño. Entonces lo entendí. Bueno, pues las bañeras que la mayoría tenemos en el hogar pueden convertirse en balnearios caseros de alto rendimiento y bajo costo. De hecho ¿quiénes fueron los primeros que tuvieron bañera en casa? La gente de clase acomodada. Piénsese que en los años 40 del pasado siglo XX la gente pobre no tenía ni baño. Quienes iban a los balnearios pertenecían a la clase acomodada porque un balneario ni era ni es barato. Una estancia de un mes puede costar más de 3.000 euros en la actualidad. Algo que ni un rico paga con gusto ya que éste suele ser alguien que lo que busca es cómo obtener lo que quiere sin pagar por ello. Así que cuando los ricos se dieron cuenta de que los balnearios curan -aunque ignoraran por qué- se decidieron a estudiar cómo tener alguno siempre a su disposición pero sin pagar tanto por ello. Entonces les contaron que el agua de los balnearios cura porque sus aguas son termales. A lo que el rico responde: “¡Que me pongan una terma en casa”. Es que las aguas de balneario son minerales, les dicen luego. Y entonces preguntan qué minerales llevan, hablan con algún químico y éste les explica que en las aguas de balneario hay 20 gramos de sales por litro de agua. Así que los ricos, aleccionados, encargan bañeras sabiendo que deben llenarlas hasta la mitad -para que haya unos 100 litros de agua- y luego agreguen dos kilos de sal marina. De esa forma la proporción de sal será también de 20 gramos por litro. Y ya tienen un gradiente osmótico.

Resumiendo, las bañeras caseras son en realidad artilugios terapéuticos muy eficaces que nadie nos ha enseñado a utilizar. Porque cuando el agua caliente dilata los poros de la piel y éstos se abren el organismo transpira eliminando anhídrido carbónico (CO2) a la vez que expulsa grasas, amoníaco y ácido úrico. Y todas esas fracciones ácidas que eliminamos a través de la piel en la bañera ya no necesitan ser desechadas por los pulmones, los riñones y el hígado con lo que les evitamos que tengan que filtrarlas ellos. Basta en suma agua caliente –no hace falta que queme- y dos kilos de sal marina en la bañera para configurar un mecanismo sencillo de alcalinización rápida –media hora de baño diario bastan- a disposición de cualquiera. Y barato. Tales baños suponen una diálisis percutánea, una especie de pulmones, riñones e hígado artificiales de alto rendimiento y bajo coste que casi nadie usa porque no se lo han explicado.

Bueno, no todo el mundo -y pienso especialmente en las personas mayores- se puede permitir entrar y salir de la bañera todos los días.
Siempre hay alternativas. A la gente mayor que no puede o debe entrar en la bañera para evitar riesgos mayores le digo simplemente que no se meta. Basta que se siente en una silla, coja un barreño pequeño donde quepan unos diez litros, eche en él agua caliente y un cuarto de kilo de sal marina para mantener la proporción de la que hablábamos y lo disfrute. Es verdad que la superficie corporal expuesta es menor pero tres baños de pies al día equivalen a un baño completo. Puede hacer por tanto diez minutos por la mañana, diez al mediodía y diez por la tarde-noche. Y respecto a la temperatura siempre les digo a los pacientes que deben sentirse a gusto. Hay personas a las que les va bien 25 grados y otras a las que les van 30. Con 30 grados a la sombra ya se suda… y la cuestión es sudar.

Redescubramos a Galeno, o si se quiere, a nuestras abuelas que curaban siempre con cuatro elementos. Lo primero que hacían nuestras abuelas en cuánto decías ¡ay! -y daba igual lo que te ocurriera- era prepararte una lavativa. Y luego nos daban un caldo de pollo o gallina, o un caldo de verduras, o una compota de manzana o pera, o un arroz caldoso, y con eso -la lavativa y el caldo- ya tenían su cura de aguas. El tercer pilar que proponían era una buena sudada. Todo lo arreglaban con una buena sudada. Cuando las abuelas no tenían bañera -lo comprobé cuando ejercí la medicina rural en la comarca de la Segarra en Barcelona- ponían agua a hervir, llenaban botellas de cristal con el líquido a 70-80º, las envolvían con toallas -para que el cristal no quemara la piel- y colocaban luego tres botellas a cada lado del enfermo añadiendo cuatro mantas encima. ¡Y no veas tú qué sudada! Bueno, también usaban hierbas medicinales porque a diferencia de la generación actual conocían bien sus propiedades terapéuticas.

¿Cuál es el fin primordial de una lavativa?
Desintoxicarse, y por tanto, proteger el hígado. Un colon tóxico a quien más afecta es al hígado.


Y voy a explicarlo de una forma muy expresiva: al lado de cada inodoro hay en todas las casas una escobilla porque la suciedad se pega y cuando activas la cisterna los restos fecales quedan a menudo adheridos. Bueno, pues en nuestro intestino pasa lo mismo: por él transitan todos los días restos fecales y siempre quedan restos adheridos a la mucosa. Al punto de que con el tiempo puede llegar a formarse una auténtica carcasa de restos fecales pegados a la mucosa intestinal. Lo sabemos pero no lo valoramos. Y sin embargo tiene mucha importancia. Una de las funciones primarias del colon es recuperar el agua de la digestión y cursar el bolo fecal en estado sólido. Para hacer la digestión utilizamos de hecho casi cinco litros de agua que obtenemos con la que ingerimos al beber pero también con el agua presente en la comida -especialmente en frutas y verduras ya que en un 90-95% son agua- y en los jugos gástricos (hasta dos litros y medio). Todo ello sirve para hacer una gran sopa, emulsionar las grasas y micronizar los minerales y oligoelementos para que el intestino delgado lo absorba luego todo. Lo que llega pues al colon son sólo los restos no nutritivos, los restos fecales, si bien el organismo -que todo lo aprovecha- recupera el agua deshidratando para ello el bolo fecal.

Y esa agua que se absorbe en el colon va a la sangre; es más, va primero directamente al hígado. Luego, si nosotros no hacemos una limpieza periódica del colon cada vez que éste recupera agua, ésta tiene que atravesar la carcasa de restos fecales antes de llegar a la mucosa, atravesarla y llegar al hígado y posteriormente a la sangre. Con lo que acabamos llevando a ésta una auténtica infusión de aguas fecales. En otras palabras, cuando el colon está muy sucio nos intoxicamos inevitablemente. Así que uno debe plantearse hacerse una limpieza de colon cada cierto tiempo. Si se puede, una buena hidroterapia de colon. Si económicamente no se puede, mediante la lavativa de toda la vida. Muchas veces lo que yo sugiero a mis pacientes es combinar la ingesta de aloe vera con la lavativa. La idea es que el enfermo ingiera durante una semana zumo de aloe vera para ayudar a desprender los restos adheridos y luego se aplique la lavativa. Basta entonces meterse un par de litros de agua templada/caliente para que el colon quede limpio.

¿Cree usted que ha cambiado algo la mentalidad de los oncólogos respecto de la medicina natural en los últimos años?

Poco a poco… pero sí. Puedo decirle que hay ya bastantes oncólogos y radiólogos de distintos lugares de España que llevan tiempo enviándome pacientes para que les desintoxique porque reconocen abiertamente que haciéndolo sus tratamientos van mejor. Otra cosa es que lo pidan aún con la boca pequeña y que su petición siempre vaya acompañada de la coletilla “Mira, Alberto, esto que se quede entre nosotros”. Pero la apertura es cada vez mayor. Claro que hay una especie de run-run entre los pacientes en las salas de espera sobre la eficacia de lo que hacemos y al final todo se sabe. Bueno, no es menos cierto que quienes más pacientes nos mandan son los enfermeros/as porque también son quienes tienen más contacto directo con los pacientes. Como es cierto quecada vez más médicos entienden que la Medicina Biológica o Naturista no es una “medicina complementaria” ni una “medicina de confrontación”. Es simplemente Medicina.


Entrevista de Antonio F. Muro, publicada en la Revista Discovery Salud. Ver video con la referida exposición del Dr. Martí Bosch en el encuentro de WACR “World Association for Cancer Research”.